29/12/12

La vida, probablemente, no tiene sentido

No lo tiene y no tiene por qué tenerlo. La vida fue creada antes que el "tener sentido". Sencillamente somos, presente de indicativo. La mejor definición de vida es la propia existencia, la propia vida.

La felicidad, no os engañéis, no es el objetivo de la vida. O siendo estrictos, lo es por pura definición: definimos felicidad como el objetivo de la vida. No es algo que exista en sí mismo, es algo que nos inventamos nosotros, que nosotros decidimos.

El secreto para la felicidad es decidir qué es la felicidad primero. Y que sea algo sencillito, alcanzable.

El secreto de la vida, que nuestra felicidad implique más vida. Si nuestra felicidad acaba con nosotros, no es que sea malo, pero la vida se va a la mierda en la siguiente generación. Que es una posibilidad como cualquier otra, por otra parte.


Y ése es el problema del mundo: vivimos por pasar el rato. Porque sí. Ya ni nos preocupamos por enlazar vida y felicidad, por asegurarnos un futuro.

2 comentarios:

  1. La felicidad. O el amor, o la amistad. Palabras que suenan tan grandes que las buscamos en cosas grandes.

    Creemos que están allí, no se dónde, lejos de nosotros, casi tan lejos como las estrellas.

    Y creemos que para todos la felicidad es lo mismo. Por eso cuando alguien te dice "fui feliz en...con..." y pruebas, y no te hace feliz crees que no lo eres. O quizá para tí la vida es desdichada.

    Pero no, es porque no nos han enseñado a buscar. Y tampoco nos han enseñado a reconocer cuando encontramos.

    A fin de cuentas, mi felicidad muchas veces está en un buen desayuno, un poco de sol y dormir bien. ¿Qué mas se puede pedir?

    ResponderEliminar
  2. @Anónimo:

    Totalmente de acuerdo. Y mejor dicho que yo con mis palabras.

    Lo único que puedo añadir, es que siempre se puede pedir no ser el único en disfrutarla. Creo que casi siempre será mejor si no se disfruta solo. Y si se deja abierta la puerta para que alguien más tenga la misma oportunidad mañana. Es ahí donde solemos fallar, creo yo, siendo un poco demasiado egoístas.

    ¡Gracias por comentar!
    Saludos

    ResponderEliminar